martes, 3 de febrero de 2009

Los fachas

Dícese, según la RAE, o sea la Real Academia de la Lengua Apañola, que "facha" significa traza, figura o aspecto; en su segunda acepción se afirma que es la manera coloquial de denominar a un mamarracho, o un adefesio; y más adelante se dice que es la forma despectiva de llamar coloquialmente a un fascista, o persona de ideología política reaccionaria.

La verdad es que esta entrada es impropia de mí, más que nada porque me aburre mucho el tema político, y porque mi grado de compromiso es equivalente al de un concursante del Gran Hermano delante de un libro. Pero no puedo evitar hablar de ello tras ver todo el revuelo montado con el falso vídeo del Gran Wyoming. Como saben, y si no lo resumo como haría Hurley con las cuatro primeras temporadas de Lost (qué grandes los guionistas, qué manera más subliminal de repasar horas y horas de serie en una escena de minuto y medio), “El intermedio”, el programa de La Sexta que conduce el Gran Wyoming, tiene un pique importante con un programa llamado "Más se perdió en Cuba" (¡toma Moreno!) de la cadena que se hace llamar Intereconomía (la pueden encontrar en la TDT), donde salen unos señores con corbatas muy enfadados con todo en general, y con nada en particular. La diferencia entre ambos programas estriba en que los primeros se cachondean de los segundos con gracia, mientras que los segundos sólo intentan tener gracia sin poseerla, que es algo muy ridículo, parecido a cuando te pillaban mirando las tetas de una compi en el cole y te ponías muy muy rojo (de vergonzoso, no de Marx).

El caso es que como el don del humor parece ajeno a estos señores enfadados (muy bien peinados, eso sí) con casi todo en general, y con nada en particular, no les queda más remedio que acudir al recurso de manual que todo buen fachilla apañol que se precie siempre tiene a mano: insultar a bocajarro. Progres, asquerosos, pervertidos, bufones, tipejos, son algunas de las lindezas que suelta cada día un señor (con un parecido notable al actual presidente del Madrí) con facha (¡ojo!, figura, aspecto) de empresario repeinado haciendo gracias en un consejo de administración. El problema es que una de sus jocosidades fue llamar puta a Beatriz Montañés, la colaboradora de Wyoming, que meses atrás hizo un sketch picantón para poder competir con un partido de la Selección en la Eurocopa. Intentar explicar a estos señores lo que es ficción, es algo tan complejo como entender un soliloquio de Dani Güiza.

¿Y qué han hecho los perpetradores del programa del Wyoming para responder a estos insultos? Pues metérsela doblada a los intereconómicos hasta la mismísima bola, demostrando una vez más que la derecha, o la parte más rancia de la derecha, aparte de estar siempre muy enfadada y tener un humor muy particular (y tan particular que yo todavía no lo he encontrado), mienten más que hablan. ¿Será un gen?, ¿o es algo cultural?

Por recordar de nuevo el asunto y resumir la polémica (ayyyy, que no soy Hurley), en el citado vídeo el Wyoming echa una bronca humillante a una pobre becaria. Si bien es cierto que se puede poner en duda el gusto de la trampa-broma, ya que ese tipo de broncas existen, y yo las he visto en platós por parte de algún que otro hijoputa esquizoide que hay en la profesión, yo comprendo perfectamente los motivos de los guionistas de “El intermedio” (seguro que ni siquiera es una idea de Wyoming) para gastar esta inocentada con retraso. Sabían los muy pillines que poniendo al Gran Wyoming en plan tirano y usando un vocabulario soez con mucho “estoy hasta los cojones” (más propio de alguien de derechas muy cabreado), los señores enfadados de Intereconomía iban a entrar al trapo para obtener la excusa perfecta que necesitan respecto a un progre: decir que es un tirano que gana un montón de pasta... qué cosas. Y así lo hicieron, y consiguieron que todo el país hablase del vídeo de marras, creando una espectación que les habrá permitido, encima, aumentar la audiencia del programa.

Dejando esta polémica aparte, a mí particularmente me gustan los humoristas que se ríen de todos y de todo. Lamentablemente hay pocos en este país (ayyy, qué grande era El Guiñol) que usen un estilo más anglosajón de despellejar a todo el que se mueve. Aquí funciona todo lo contrario. Cuando se hace humor, o parodia, generalmente se utiliza el corporativismo con la casa que paga, el clientelismo, las manías personales, o el dogmatismo. Y es una pena porque hay gente muy brillante, pero que se excede en su proselitismo. Dos ejemplos de ello son Forges y el propio Wyoming, personajes a los que sigo habitualmente, pero que, a veces, se hacen repetitivos en su crítica continua hacia el mismo lado. Por supuesto, cada uno tiene sus ideas, y es muy respetable usarlo en el humor, pero puede caerse en el cliché facilón, si bien es cierto que estos dos tipos, incluso usando el cliché, son geniales, y por ello no me los pierdo.

Por este motivo, quería finalmente citar a otros dos individuos que encajan perfectamente en mis gustos, y que no dudan en reírse de todo y de todos. Además lo hacen con una retranca muy británica, que a mí me gusta un poco más. Me refiero al genial dibujante Ricardo, que trabaja en “El Mundo”, cuyas inteligentes viñetas llevan asombrándome desde hace años, y al gran periodista y escritor Enric González, que escribe en El País, un tipo que consigue la cosa más difícil del mundo: tener mucha gracia con una escritura de sencillez pasmosa; además de estar cargada de ironía, sarcasmo, y una notable capacidad para reírse de sí mismo, y del medio que le paga, si es menester. Garantizo a todo el que tenga curiosidad que es de lo mejorcito que se puede encontrar hoy en día en este país, además de ser una delicia tanto sus artículos como sus libros.

De todas formas, y volviendo al título de esta historia tan poco mía, todavía me pregunto quién es el genio que asesora a los señores graciosos de la derecha. Desde Tip no ha vuelto a salir ninguno que merezca la pena (encima hacía humor con uno de izquierdas, lo que demostraba la inteligencia de ambos), y cuando ves a un Urdaci, o al señor que se parece al presidente del Madrí, te entran ganas de hacerte trotskista, o leerte de carrerilla el Libro Rojo de Mao. En fin, que yo quería hablar de Nadal y Federer, esos dos guerreros que han viajado en el tiempo desde la Grecia Antigua de Aquiles y Héctor, pero al final no me ha quedado más remedio que escribir sobre señores con traje que están muy enfados con todo en general, y con nada en particular . O sea, los fachas.


(En fin, genial la broma, la explicación, y el remate final de Wyoming explicando al señor que se parece al presidente del Madrí, lo que tienen que hacer si realmente le quieren hacer daño)

7 comentarios:

Yago dijo...

Curioso que esos señores que estaban indignados por la actidud de Wyoming ahora lo están porque no era verdad... no hay quien les entienda...

fritus dijo...

Coincido con Ud, aunque sabe que yo soy bastante rojo y eso, que la sátira contra el poderoso ha de ser contra todos los poderosos y no solo contra los que nos caen antipáticos,...y que nada hay más perjudicial para la credibilidad que comer del pesebre de alguna administración pública.

Digo yo que eso de facha vendrá de que los italianos, padres del triste invento, escribían (y escriben) fascisti y pronuncian fachisti...y por extensión aquí...
en fin , cuando pienso en los señores de intereconomía, pienso en aquello que decía el actor Pepe Sacristán..."lo bueno de los hijoputas es que nunca te fallan2 y estos, entrando al trapo, han estado dónde se esperaba que estuviesen, por lo visto, lo cual ( e insisto, ud. sabe que soy de izquierdas) no deja de ser un poco triste, más que nada por la deriva telebasurera que invade todos y cada uno de los rincones del mundo catódico...y es que libres de pecao como para tirar la primera piedra, solo están, casi,los del nachional jografic que filman a los leones del serengueti...
un abrazo
un abrazo

Judith dijo...

Yo que no sabía nada de esta polémica y que quería ver el famoso vídeo... me he quedado sin verlo porque según dicen el señor Youtube, "this video is no longer available". Qué asco... viva la censura facha. Los tentáculos censores, seán del color que sean, llegan hasta el youtube. Tristeza e indignación, vamos.
Menos mal que nos has contado tú la historia, que si no...

Belén dijo...

Me encanta el remate final! Jajajaja. Qué bueno es poder reirse de uno mismo...

Ciabogas dijo...

Mola mucho el final, con el montaje ese en el que está hablando con el presentador de intereconomía. Y el rubio del final es genuino, por cierto.

Anónimo dijo...

Yo es que con el Wyoming no puedo, pero me mola tu blog. De la polémica esa no me hubiera enterado de no haberla leído aquí.

Por cierto, soy la misma "anónima" de hace ya tiempo, la del asunto de "parir en las chozas vs. ganar vuelta ciclistas", felizmente olvidado (si no hubiera vuelto yo ahora para recordarlo, vaya).

Sigo tu blog en secreto y sin atreverme a intervenir y volver a cagarla, pero lo dicho, me gusta mucho como escribes.

Gonzo dijo...

sí, lo recuerdo... le perdimos la pista a sus "hirientes" comentarios sobre las chozas... si es que nos faltaba vidilla, anónima comentarista... que, si no recuerdo mal, no sé si serán fantasías mías, la imaginaba de doctora o en algo de sanidad, no sé por qué... tengo un lado oscuro fantasioso que me debo hacer ver...

Gracie por el cumplido, me voy a ruborizar y todo.

Por cierto, es que estoy hasta arriba con un cortometraje que grabamos en marzo, y por eso no escribo, pero a ver si encuentro un huequillo por ahí